Emprender es como estar enamorado

Emprender es como estar enamorado. Das la vida, le dedicas tus pensamientos, tu tiempo y tu devoción. No la soportas, no paras de pensar en ella, te enojas cuando no responde y puedes pasarte el día mirando la pantalla esperando una buena noticia.

No esperé mucho para saber que lo mío era el emprendimiento, lo supe desde siempre. Incluso cuando nadie le llamaba emprender, ni era una alternativa, ni habían fondos CORFO.

Partí en pleno Comercial con una cadena de 3 tiendas de calcetines de diseños entretenidos y, aunque suene raro, fuimos los primeros en Chile. Después vinieron una serie de empresas formales e informales: desde fabricantes de féretros hasta una escuela de fútbol femenino, cuna de nuestra afamada Christiane Endler que en ese entonces tenía apenas once años.

“Salí” con muchos emprendimientos, pero no daba con el verdadero amor. Hasta que durante el MBA en Madrid, España, la vi y me enamoré. Quedé con la boca abierta solo de verla pasar y no perdí más tiempo. Y así partió RePhone y la visión de poder ayudar a hacer de este mundo uno más sustentable, con el simple hecho de comprar los teléfonos usados que la gente iba dando de baja para reacondicionarlos y dejarlos como nuevos, con garantía, seguro, financiamiento y todo lo que ofrece un smartphone nuevo. La industria estaba recién explotando con el iPhone 3G y se veía un futuro prometedor para esta relación.

Si emprender es como estar enamorado, emprender en sustentabilidad pasó de ser una aventura medio hippie, en el año 2010, a estar casado con la mejor del curso. Conforme pasaba el tiempo, se fueron abriendo las grandes alamedas: los consumidores dejaron de mirarnos con cara rara y comenzaron a entender qué era lo que estaba pasando.

Las políticas públicas tampoco se quedaron atrás, promoviendo el reciclaje en las comunas y promulgando la ley REP que, partiendo por neumáticos y envases, obliga al productor o importador a hacerse cargo de sus residuos. Las empresas dejaron atrás las gerencias de responsabilidad social, reemplazándolas por gerencias de sostenibilidad, y los retailers dejaron de tratarnos como los sospechosos de siempre y pasamos a estar dentro de los mejores sellers de sus marketplaces.

Y así, de un día para otro, bailábamos con la linda, invitados a programas de radio y a eventos de inversión de impacto, listos para salir a promover un modelo limpio por toda la región.

Pero así como el amor es ingrato, la competencia puede ser inescrupulosa. En un abrir y cerrar de ojos, nos copiaron todo. La marca, el modelo de negocios, el posicionamiento y los proveedores. Estábamos flotando en algodones y nos creímos el cuento de que en el mundo de la sustentabilidad las personas eran buenas. Pero no, los dueños de estas empresas siempre voraces ven oportunidades y van a por ellas. Te obligan a repensarte, reinventarte y mejorar. 

Hoy, RePhone es la única empresa B certificada dedicada a economía circular electrónica de Latinoamérica, la única en hacer análisis de ciclo de vida bajo la norma ISO 14040, la cual certifica que uno de nuestros teléfonos emite un 71% menos que uno nuevo, equivalente a 46 Kg de ahorro en emisión. Todo publicado en revistas científicas.

Dedicamos buena parte de nuestros esfuerzos a empujar la reutilización de productos electrónicos, esperando que en algún momento cercano toda la región, así como en Europa o USA, la gente compre sin miedo computadores, celulares, tabletas, auriculares y todo de segunda mano para favorecer al medio ambiente y, por supuesto, para aliviar nuestros bolsillos.

Emprender en sostenibilidad nos llevó a enamorarnos, perfeccionarnos y a levantarnos todos los días con el propósito de querer tener un mundo más limpio y una industria más sustentable. Es todo esto lo que nos llevó a liderar un ecosistema en Chile con más de quince empresas vendiendo electrónicos reacondicionados en marketplaces, poniéndonos a un nivel tipo USA, donde los consumidores pueden comprar celulares, computadores y consolas sin miedo a que les salgan malos o sean robados. Y es este mismo ecosistema el que soñamos con replicar al abrir México el 2021, Colombia en 2022 y en nuevos países para los años venideros.

Y cuando en algún tiempo más en Latinoamérica podamos todos comprar y vender nuestros artefactos usados con confianza, y todas las condiciones adecuadas, vamos a ser felices, como me imagino que uno se siente después de años con su mujer, en la pista de baile, y aún sigues dando trompos de enamorado.

Ver entrevista original aquí

 

Hace [time] minutos atrás, un nuevo cliente es parte de la telefonía sustentable. ¡Súmate! [location]
Inscrito con éxito
El correo ya estaba registrado